BRAVE

BRAVE

domingo, 9 de octubre de 2016

Mary King´s Close


 
Es uno de los tours más atractivos que ofrece la ciudad de Edimburgo a todos aquellos, que deseen explorar la ciudad subterránea, situada en las profundidades de la Milla Real de Edimburgo.
Acompañados de un erudito guía, viaja en el tiempo 400 años atrás  a la Old Town (ciudad vieja) de Edimburgo.
Visita la ciudad secreta que enterrada en las profundidades de la “Royal Mile” está formada por un laberinto de escondidas callejuelas que se han mantenido congeladas en el tiempo desde el siglo XVII.

EL CALLEJÓN DE MARY KING´S CLOSE
Mary King fue una mujer coraje que nació en el año 1616, se ganaba la vida vendiendo telas y cosiendo remiendos para alimentar a su familia, se casó con Thomas Nimmo, un comerciante de la ciudad y tuvo 4 hijos, cuando su marido falleció, Mary decidió mudarse a una calle llamada Alexander King´s Close, esta calle terminaría adquiriendo su nombre.
Mary murio en el año 1644, poco antes del brote de la plaga, dejando un testamento que aún se conserva: un evocador listado de posesiones, dineros y deudas que incluía dos anillos de oro, seis cucharas de plata y una considerable cantidad de vino y cerveza.


HISTORIA
En el siglo XVII, Edimburgo era una de las ciudades más densamente pobladas de Europa. La población había crecido de manera continuada desde la Edad Media y, encerrada entre los muros que rodeaban la ciudad antigua, no encontraba terrenos libres sobre los que construir.
Para contrarrestar la carencia de viviendas los edificios crecieron de manera vertical, una planta sobre otra, en construcciones precarias y poco seguras, llegándose incluso a levantar diez alturas en edificios ideados para soportas tan sólo dos.
La altura de las casas sumía a las estrechas callejuelas que discurrían entre ellas en una oscuridad permanente.
La aglomeración urbana y la falta de higiene eran terreno abonado para infecciones y plagas. Miles de ratas se paseaban impunemente por estos callejones, portadoras de enfermedades que pasaban con facilidad al ser humano. Una de las peores epidemias tuvo lugar en 1645, la peste bubónica amenazaba con extenderse por toda la ciudad. 
Uno de los lugares más castigados por la plaga de ese año fue el callejón de Mary King’s Close y las calles aledañas. Para evitar la expansión de la enfermedad las autoridades adoptaron una decisión horrenda: Encerrar al vecindario de la zona entre altos muros que impedían la huida de los enfermos, condenando así a toda la población del barrio a una muerte terrible e inexorable.


Uno de los testimonios fue el del anciano procurador Thomas Coltheart, que se mudó con su mujer en 1685, su estancia no fue muy apacible, ya que a menudo se le aparecía flotando en el aire la cabeza de un viejo barbado, y sufrió numerosas apariciones fantasmales.
El viejo procurador se fue de este mundo, convencido de la autenticidad de los sucesos paranormales.
Otras de las estancias sobrecogedoras que se puede ver en el Tour:
 -Dos camastros infames contiene los cuerpos de Janet Graig y de sus tres hijos. Uno de ellos yace muerto a sus pies, cubierto por la áspera tela de un saco.
(edinburgh spotlight)
El otro primogénito es atendido por el buen Doctor George Rae, que de manera altruista, enfrentándose a la muerte con una máscara de larga nariz curvada, en cuyo interior había colocado múltiples hierbas aromáticas para evitar el contagio, y vestido con oscuras y gruesas capas de cuero, ya que evitaban las picaduras de pulgas y ratones que transmitían la peste.
(edinburgh spotlight)

Otra estancia que podremos encontrar es la casa de Andrew Chesney, el fabricante de sierras, el último hombre que habitó este rincón del subsuelo de la Old Town.
Las dependencias municipales del City Chambers, le obligaron a marcharse en 1901.
Una vez que Chesney murió se cuenta que son muchas las personas que han escuchado ruidos extraños en su casa, tantos los habitantes de Edimburgo, como los turistas que visitan cada año Mary King´s Close.


En 1750 se demolieron las plantas superiores de los edificios de Mary King’s Close y alrededores, y sobre los restos de los pisos inferiores se construyeron diversos edificios municipales. De esta forma, las nuevas construcciones enterraban y al mismo tiempo guardaban para la posteridad, escondidas en su subsuelo, estas callejuelas que habían conocido de manera tan intensa el dolor y el espanto.
En las últimas décadas estas calles, ahora subterráneas, se han convertido en una atracción visitables en rutas guiadas. Y, para los interesados, hay que decir que las apariciones y los sucesos extraños continúan registrándose en el lugar.

LA HISTORIA DE ANNIE
La historia de Annie comienza en 1992 cuando una médium y parapsicóloga japonesa llamada Aiko Gibo se desplaza a esta zona de Edimburgo a filmar un documental de actividades paranormales.
El día que estaba visitando Mary King´s Close se encontró el espíritu de una niña pequeña que deambulaba buscando la muñeca que había perdido. Le contó que sus padres la habían abandonado en ese lugar en 1644, cuando descubrieron que tenía la peste.
De acuerdo con las tradiciones japonesas acerca de honrar a los muertos, Aiko fue a la Royal Mile y trajo una muñeca para que Annie jugara, diciendo que su espíritu estaría ahora tranquilo.
Desde entonces, son muchos los turistas que visitan la habitación de Annie y llevan algún juguete para el pequeño fantasma.
Independientemente de si Annie es real o no, su legado es uno de los grandes beneficios para la ciudad.

The Real Mary King´s Close, además de los tours en Inglés, también ofrece tours en Español de una hora de duración, abierto todos los días del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada